Regístrate

No les tengas miedo a las entrevistas de trabajo con los siguientes consejos


imagen destacada
Publicado el
por

Las entrevistas de trabajo son unos momentos en que se pasan nervios. Algo muy normal porque uno está siendo evaluado.La verdad es que tener una entrevista de trabajo puede resultar más exigente y complicado que los exámenes de la universidad. Sin embargo, aunque es un evento importante de la vida que más o menos todos pasamos, este no se prepara en la escuela o en la universidad.

Ponerse nervioso en una entrevistas de trabajo es totalmente normal. Es una respuesta del cerebro. Es resultado de un miedo neurótico a lo desconocido y de no saber qué puede pasar. Además, existe la ansiedad de no conocer qué te pueden preguntar.

Para poder afrontar mejor la entrevista de trabajo, es importante que te sientas seguro de ti mismo. Prepararse mentalmente para la situación te puede ayudar a estar más tranquilo. Estar preparado es una de las claves para que la entrevista sea exitosa.

En esta entrada, con la ayuda de Raimon Moreno (experto en finanzas y economía de la página Financer.com), te vamos a dar una serie de consejos para que puedas afrontar estos temidos momentos mejor. Así tus probabilidades de éxito aumentarán en la próxima entrevista.

 

¿Qué te pueden preguntar en una entrevista de trabajo?

Lo ideal en entrevistas de trabajo es saber cuáles son las preguntas antes de empezar. Por desgracia, eso no es así.

Sin embargo, no todo está perdido. En esta sección te vamos a explicar cuáles son las preguntas más frecuentes que te puedes encontrar en una entrevista de trabajo.

Seguidamente, te vamos a decir cuáles son las preguntas más frecuentes que te pueden hacer en una entrevista. La idea es que vayas un poco más preparado.

 

Háblame de ti

Puede que sea una de las preguntas más típicas que te puedes encontrar. Lo mejor es que expliques cuáles son tus intereses, habilidades y experiencia que puedan convertirte en el mejor candidato para el puesto de trabajo.

Evita hablar de temas irrelevantes que no tienen nada que ver con la posición que quieres. Lo importante es reforzar los aspectos que crees que son interesantes para la oferta.

 

¿Conoces la empresa? ¿Y el puesto de trabajo?

Antes de ir a la entrevista de trabajo, investiga un poco sobre la empresa donde solicitas el trabajo.

No saber nada de la empresa o del puesto de trabajo demuestra que tienes poco interés para la oferta, por lo que restará puntos a tu candidatura.

 

Dónde te ves en 10 años

Es una pregunta muy de moda en nuestros tiempos. Es imprescindible hacer saber al entrevistador que esperas desarrollarte profesionalmente. Además, que estás preparado para asumir responsabilidades más altas en la empresa gracias a tu labor.

Demuestra que estás comprometido y que tu intención es la de darlo todo para mejorar tu posición en la empresa.

 

¿Por qué quieres cambiar de trabajo?

Esta pregunta te la hacen si tienes trabajo y quieres otro. Lo mejor es contestar de forma honesta y rápida, sin ser negativo con tu trabajo o la empresa en que todavía trabajas.

El objetivo es compartir de forma breve lo que has aprendido y cuáles son las habilidades que quieres seguir desarrollando.

 

Las razones por las que dejaste el último trabajo

Como en el caso anterior, no hables mal de tu último trabajo (aunque la experiencia realmente fuera mala).

Lo mejor es enfocarse en uno mismo y hablar lo menos posible de la anterior empresa.

 

Qué expectativas salariales tienes

Ante esta pregunta tienes dos posibles respuestas: esperar a que la empresa te haga la primera propuesta; o comentar una cifra aproximada por la que tú crees que vale el puesto de trabajo teniendo en cuenta el valor de tu experiencia y formación.

 

¿Te gusta trabajar bajo presión?

Solo hay una respuesta para esta pregunta: Sí. Además, puedes acompañar tu respuesta con un ejemplo de algún problema que hayas tenido en tu anterior trabajo y expliques como lo solucionaste.

 

¿Crees que estás preparado para el puesto de trabajo?

Es importante que resaltes tus habilidades más fuertes con el puesto de trabajo que ofrecen. También debes ser sincero y decir que los otros puntos los controlas a nivel medio, pero que te encantaría seguir aprendiendo y creciendo en esas áreas.

 

¿Cuánto tiempo trabajarás con nosotros?

Aunque no sea verdad, la mejor respuesta es que trabajarás el tiempo más largo posible con ellos.

Es una respuesta que pretende dar seguridad a la empresa, además de garantizar que no dejarás el trabajo a los pocos meses de empezar.

 

Tu principal fortaleza

Es el momento en que tienes que hablar sobre tus cualidades. Lo ideal es elegir una que sea importante para el trabajo que deseas. Enfatiza cómo haces uso de ella para tener éxito en la posición actual en que trabajas.

 

Tu principal defecto

Huye de los tópicos. Lo mejor es elegir una debilidad en la que hayas estado trabajando para mejorar.

Comenta cómo te afectaba esta debilidad en tu trabajo en el pasado para, a continuación, explicar los pasos que has seguido para mejorarla. Si lo crees oportuno, puedes dar un ejemplo específico de cómo la mejoraste.

 

¿Por qué te deberían contratar?

Enfoca la respuesta en tu experiencia, formación y actitud. Explica qué aportarás si formas parte del departamento donde quieres trabajar. Es importante que te vean seguro de lo que ofreces.

 

Qué debes hacer en las entrevistas de trabajo

 

Ahora ya conoces las preguntas más frecuentes que te pueden hacer en una entrevista de trabajo. Además, te vamos a explicar otros aspectos que debes tener en cuenta durante la entrevista:

  • Estate atento a las preguntas que te hacen. Queda muy mal no escuchar y que el entrevistador tenga que preguntar de nuevo.
  • No interrumpas al entrevistador mientras te está preguntando. Deja que acabe de formular las preguntas.
  • Abstente de distraerte mirando todo lo que hay en la oficina. Mantén el contacto visual con el entrevistador.
  • Utiliza el sentido del humor en su justa medida. Es una buena forma de no estresarse más, además de crear vínculos con el entrevistador.
  • Mantén la calma. El lenguaje corporal importa mucho. Una persona calmada aporta seriedad.
  • Se conciso en lo que dices. No te explayes más de la cuenta. Lo ideal es ir al punto de la cuestión.
  • Es muy importante que expliques qué es lo que sabes hacer. Si lo crees conveniente, pon ejemplos para que el entrevistador lo vea más claro.
  • Sé consciente que estás en una entrevista. No importa que al final el tono sea amistoso, ya que el entrevistador no es tu amigo. La profesionalidad es muy importante.

 

Qué no debes hacer en las entrevistas de trabajo

Aparte de saber qué puedes hacer en ella, también es importante conocer lo que no puedes hacer. Hay una serie de acciones que te pueden perjudicar:

  • No llegues tarde. Llega antes si puedes. Si no llegas a tiempo, tu primera impresión ya es mala. No es la mejor forma de empezar una entrevista.
  • Cuida el vocabulario que utilizas. Aunque la entrevista esté en un punto distendido, procura mantener un vocabulario profesional y evita expresiones coloquiales.
  • Intenta no quedarte en blanco. Responde a todo lo que te preguntan. No estás en un examen.
  • Tu primera pregunta no debe ser sobre los beneficios. Está claro que trabajas por un sueldo, pero no se debe sentir que es lo único que te importa (aunque sea verdad).
  • No gesticules más de la cuenta. El lenguaje no verbal es analizado por los entrevistadores. Evita gestos como cruzarte de brazos, reclinarte demasiado o mostrarte frágil.
  • No hables más de la cuenta. Si te pones nervioso, respira hondo y relájate. Confía en ti mismo para que la entrevista sea un éxito.
  • Improvisar no es bueno. Investiga a fondo de qué trata la oferta de trabajo y la empresa donde quieres trabajar.
  • Nunca interrumpas al entrevistador. Espera tu turno para hablar. Tómate unos momentos antes de contestar para evitar la precipitación.
  • No respondas ni de forma corta o larga. Por lo general, las respuestas en las entrevistas de trabajo deben durar entre los 20 segundos y los 2 minutos. Y, en la medida de los posible, evita los monosílabos.
  • Tu CV es una parte de ti. Es decir, apréndete de memoria tu vida laboral. Busca ejemplos que has vivido que pueden potenciar tus habilidades.
  • Nunca te humilles para conseguir el puesto de trabajo. Siempre mantén el tipo y no te rebajes.
  • No seas apático. El generar una buena impresión es una oportunidad única. Sonríe siempre que la situación lo permita, además de mostrarte entusiasta y positivo.
  • No falsees ni ocultes información personal. Los entrevistadores detectan las incoherencias en tu vida profesional. Si descubren que algo es falso, no darás una buena impresión.

 

Consejos para las entrevistas de trabajos

No queremos acabar sin darte unos consejos que creemos que son importantes para una entrevista de trabajo:

  • La preparación es muy importante. Lee toda la información posible sobre la oferta de trabajo y la empresa en donde aplicas para el puesto.
  • Prepárate para convencer. Muestra tu interés y pasión por el trabajo que quieres. Demuestra que es el trabajo que estás buscando.
  • Relájate haciendo deporte antes de la entrevista. Este ayuda a disminuir el estrés en general y te hará sentir más positivo y energético.
  • Escucha música antes de la entrevista. Ayuda a aliviar el estrés, aparte de alegrarte.
  • Haz un plan para después de la entrevista de trabajo. Aunque no te den el puesto al final, es importante que hagas algo justo después. Así antes de la entrevista pensarás también en otras cosas para distraerte.

 

Esperamos que con nuestros consejos tengas mucho éxito en la próxima entrevista y consigas el puesto que tanto buscas. Mucha suerte.